Goya

» Iniciar Ruta

Artistas (1746 - 1828)

Inicio de Ruta: Plaza de la Bolsa | Fin de Ruta: Cementerio La Chartreuse

"Vivo Rue Croix Blanche, número 10. Y si nos morimos que nos entierren"

Número de lugares: 16 | Distancia total:

Francisco de Goya y Lucientes pasó los últimos cuatro años de su vida en Burdeos, ciudad refugio de reconocidos liberales españoles en la que se exilió con 78 años. Una estancia llena de lagunas y enigmas, como la autoría de su cuadro más emblemático de este periodo: La lechera, en la que el genio aragonés trabajó en la técnica del grabado. Falleció en la actual sede del Cervantes de Burdeos.

Autor de la ruta: Guadalupe Echevarría

Vídeos

Video 1

Video 2

Mapa de la ruta Fotogalería Ruta para GPS Enviar la ruta por mail Inserta la ruta en tu página:

Plaza de la Bolsa

Antigua Casa de Jacques Galos

Antigua Imprenta Gaulon

Prefectura

Casa Goya-Instituto Cervantes

Iglesia de Notre Dame

Monumento a Goya

Escuela gratuita de dibujo

Primer domicilio del artista

Chocolatería de Braulio Poc

Casa de Leocadia y Rosario

Plaza Gambetta

La lechera de Burdeos

Calle Goya

Museo de Bellas Artes

Cementerio La Chartreuse

Plaza de la Bolsa

La Feria de la antigua Plaza Real (antecedente de la actual Feria internacional de Burdeos) ejerció gran atracción sobre Goya y a su familia, como atestiguan dibujos de él y de Rosario.

Visitar este lugar | Imprimir foto

Antigua Casa de Jacques Galos

En este edificio tuvo su residencia el banquero y representante del partido liberal en Gironda Jacques Galos, a quien Goya confió sus ahorros.

Visitar este lugar | Imprimir foto

Antigua Imprenta Gaulon

En la imprenta Gaulon Goya estampó la serie Los toros de Burdeos.

Visitar este lugar | Imprimir foto

Prefectura

A su llegada a Burdeos, en 1824, Goya se alojó unos días en esta mansión que entonces era un internado para jóvenes españoles a cargo de Moratín y Manuel Silvela.

Visitar este lugar | Imprimir foto

Casa Goya-Instituto Cervantes

La vivienda del tercer piso de este edificio dieciochesco, hoy sede del Instituto Cervantes, fue la última morada de Goya en Burdeos, donde murió en 1828.

Visitar este lugar | Imprimir foto

Iglesia de Notre Dame

El funeral de Goya, ignorado por la prensa local, se ofició en esta iglesia con sus compatriotas abarrotando las naves.

Visitar este lugar | Imprimir foto

Monumento a Goya

En 1995 la villa de Madrid regaló a Burdeos una réplica de la estatua de Goya realizada por Mariano Benlliure, en 1902, con motivo de hermanamiento entre ambas ciudades.

Visitar este lugar | Imprimir foto

Escuela gratuita de dibujo

Este edificio albergó la Escuela gratuita de Dibujo en la que Goya inscribió a Rosario para que siguiera los cursos de Pierre Lacour.

Visitar este lugar | Imprimir foto

Primer domicilio del artista

En este edificio fijó Goya el primero de los cuatro domicilios que tuvo en Burdeos en los cuatro años que residió en la ciudad gala.

Visitar este lugar | Imprimir foto

Chocolatería de Braulio Poc

En este edificio se encontraba la chocolatería del aragonés Braulio Poc, centro de reunión de los refugiados españoles en Burdeos.

Visitar este lugar | Imprimir foto

Casa de Leocadia y Rosario

Tras la muerte de Goya, Leocadia y Rosario se trasladaron a un apartamento de este edificio hasta su vuelta a España tras la amnistía de 1833.

Visitar este lugar | Imprimir foto

Plaza Gambetta

La guillotina tuvo su emplazamiento en esta plaza y Goya debió presenciar alguna ejecución que le inspiró los dibujos titulados Castigo francés.

Visitar este lugar | Imprimir foto

La lechera de Burdeos

En la antigua casa correspondiente al número 46 de la Place Martyrs de la Resistance se estima que Goya ultimó "La Lechera de Burdeos".

Visitar este lugar | Imprimir foto

Calle Goya

El Ayuntamiento de Burdeos le dedicó al pintor esta calle en 1920.

Visitar este lugar | Imprimir foto

Museo de Bellas Artes

Alberga la única prueba existente de la litografía "Corrida de toros" y uno de los pocos juegos de la serie "Los toros de Burdeos".

Visitar este lugar | Imprimir foto

Cementerio La Chartreuse

El artista recibió sepultura aquí. En la exhumación de 1886 se descubrió que había desaparecido su cabeza.

Visitar este lugar | Imprimir foto

La Anécdota

En la última casa en la que habitó Goya con su familia, la hoy sede del Instituto Cervantes de Burdeos, había un piano que Goya había alquilado para que Rosario Weiss, la hija de su compañera y probablemente también suya,  pudiera practicar  pues había empezado a estudiar solfeo. Goya había sido un gran aficionado a la música y, aunque se había quedado sordo muy joven, en una ocasión en la que su amigo, el joven pintor Antonio Brugada, estaba al piano, según cuenta éste, el genio se acercó y posó sus manos sobre las cuerdas esperando distinguir en vano los acordes.  “Nada, nada”, exclamaría con desaliento, volviendo a su sitio al comprobar que tan sólo sentía la vibración de las cuerdas. La vida en Burdeos, o más bien la muerte de Goya en la ciudad francesa, está llena de interrogantes, misterios y otras anécdotas. A ciencia cierta no se sabe porqué Goya se instaló en Burdeos, si murió como consecuencia de una caída por las escaleras en su última morada y mucho menos se sabe del paradero de su cabeza, que no  apareció en su sepultura cuando fue reabierta para trasladar los restos del pintor a Madrid.

La Sugerencia

El chocolate era la bebida española por excelencia para degustar en compañía y por puro placer hasta finales del XIX. Goya y el grupo de liberales españoles exiliados en Burdeos fueron fieles a esta costumbre, tomándolo espeso y mojando pan o pasteles en él. Muy cerca de la plaza de la Bourse se puede, hacer un alto en el recorrido de esta ruta, y tomarlo al gusto español en el salón de té “Ailleurs à Bordeaux”, en la bonita Place du Parlament. Hay que indicar expresamente que se lo sirvan espeso.   Más allá de los aromas, para encontrar el espíritu de Goya en Burdeos, o al menos su imagen, se recomienda visitar la rue Mably, entre la iglesia de Notre Dame y la Cour Mably, en donde se erige una estatua de Goya. En la fachada del Instituto Cervantes luce un medallón del artista y en el cementerio de la Chartreuse un interesante cenotafio sobre la que fue su tumba.